*

Prueba: BMW 218d Active Tourer Luxury 201451

Prueba: BMW 218d Active Tourer Luxury 2014

2 Enero, 2015, modificada el 7 Enero, 2015 por

El BMW 218d Active Tourer es el primer modelo de la marca alemana de tracción delantera y también el primer monovolumen, una configuración por la que Mercedes apostó 17 años antes. ¿Cómo se defiende el “novato” en un segmento lleno de rivales ya asentados? Sigue leyendo.

Nuestra valoración: 6,7 Bastante bueno

7

7

6

7

7

6

Destacable

  • Imagen de marca.
  • Iluminación.
  • Presentación interior.

Mejorable

  • Túnel central.
  • Comportamiento dinámico.
  • Precio.

En un momento en el que los SUV parecen robar cada vez más ventas a los monovolúmenes, puede parecer arriesgado para una marca como BMW introducirse en este segmento con un modelo como el de la prueba de hoy, el BMW 218d Active Tourer.

Personalmente, no encuentro lógica en que tenga un 2 en su nombre, habida cuenta que, con la nueva estrategia de la marca, las series pares corresponden a los modelos de enfoque más “sport”. Tal vez hayan querido diferenciarse del resto de monovolúmenes precisamente en eso, en darle ese toque BMW y su famoso “te gusta conducir“, pero de ser así se ha quedado sólo en eso, en la denominación.

Pese a que hace 17 años los bávaros renegaban de la tracción delantera y la carrocería monovolumen estrenada por el primer Mercedes Clase A, ahora los de Múnich atacan con un modelo que tiene el Clase B enfilado en el punto de mira, algo que me parece justo si tenemos en cuenta que el actual Clase A ha hecho lo propio con el Serie 1.

Aunque me parece un coche con unos altos estándares de calidad y que cuenta con muy buenos atributos, personalmente lo encuentro un poco en tierra de nadie. Como monovolumen puro no aporta nada nuevo y se ve claramente superado por rivales más experimentados en cuanto a versatilidad (verdadera razón de ser de este tipo de automóviles). Como BMW, pierde esa esencia que siempre ha servido de bandera para la marca, pero su llegada al mercado trae consigo una importante noticia: el que quiera un BMW no tiene por qué renunciar a ello si necesita un monovolumen.

Prueba nuevo BMW 218d Active Tourer 2014, Chapela, Rubén Fidalgo51
El BMW 218d Active Tourer recuerda al Clase B de Mercedes.

Si uno busca sacar el mayor espacio, las formas disponibles son limitadas y, aunque cada fabricante pueda dar un toque de personalidad con sus señas de identidad -en este caso, los famosos “riñones” que adornan los frontales de BMW-, al final todos los monovolúmenes se parecen bastante entre sí.

En el Active Tourer las proporciones son correctas y, en general, tiene un aspecto agradable, pero en mi opinión le falta personalidad y me recuerda demasiado a algunos competidores, especialmente al Mercedes Clase B.

Como monovolumen cuenta con un buen diseño, con unas puertas amplias que dejan un cómodo acceso al interior y una altura que hace que entrar y salir de él resulte sencillo, pero no aporta nada nuevo a este segmento. No arriesga como otros rivales con detalles como las puertas opuestas del Opel Meriva, etc. De no ser por el frontal, con los dobles faros redondos y la insignia de BMW, podría pasar por un modelo de cualquier otra marca.

En cuanto a la calidad y solidez con la que está construido este 218d no hay reproche posible; el coche transmite la sensación de estar bien hecho.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

3 Comentarios

Sandra 2 Enero, 2015

Yo tengo un Mini con cruise y me pasa con mucha frecuencia que no me deja activarlo, ahora ya sé a qué se debe, lo he llevado varias veces al taller y dicen que no hay ningún fallo… me parece un error que comercialicen este sistema así.

Alvaro Ruiz 2 Enero, 2015

Me parece lamentable que siga habiendo coches, ya sean turismos, monovolúmenes o SUVs, que sigan teniendo el cinturón trasero central anclado en el techo. No aporta ninguna ventaja y sí inconvenientes, ya que se enreda al abatir los asientos, quita visibilidad, pasa cerca del cuello del pasajero de al lado, etc.

Y 46.000 euros por un “manogolumen”, por muy equipado que esté… apaga y vámonos.

Rubén Fidalgo 2 Enero, 2015

Hola Álvaro, mordaz como siempre ;-). Lo del cinturón de la plaza central es una asignatura pendiente en muchos coches… la verdad es que es una lástima pinchar en algo así. Sobre los euros, ya sabes, es el precio a pagar por llevar un determinado emblema en el llavero. Feliz año caballero 😉

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com