*

Nuevo Audi A4 Avant g-Tron 170 CV en 20167

Nuevo Audi A4 Avant g-Tron 170 CV en 2016

21 octubre, 2015 por

El Audi A4 Avant g-Tron sigue la senda abierta por el A3 Sportback g-tron en su apuesta por la movilidad sostenible. Equipado con el motor 2.0 TFSi bi-fuel de 170 CV, esta berlina familiar ofrece un rendimiento responsable con el medio ambiente gracias al uso del gas natural como combustible.

Nuevo Audi A4 Avant g-Tron 170 CV en 20167

El Audi A3 Sportback g-Tron ha sido el primero de la marca alemana en salir al mercado con un sistema de propulsión bi-fuel de gasolina y gas natural. El segundo en llegar será el nuevo Audi A4 Avant g-Tron, cuya puesta a punto se está ultimando para su comercialización a finales de 2016.

Esta variante de la berlina familiar de Audi equipa una evolución del motor 2.0 TFSi, que ha sido profundamente revisado para sacar el máximo rendimiento del gas natural como combustible alternativo. A diferencia de otras realizaciones en las que simplemente se instala un nuevo sistema de alimentación para el nuevo combustible, en el Audi A4 g-tron modifica componentes como los pistones, las válvulas o la junta de culata para garantizar, además de un buen rendimiento, la máxima fiabilidad mecánica.

El motor 2.0 TFSi alcanza los 170 CV y un par máximo de 270 Nm a sólo 1.750 rpm, lo que garantiza un agrado de utilización elevado y unas aceleraciones y recuperaciones muy vivas.

Audi A4 Avant G-tron de Gas Natural7
Gracias a su diseño, los depósitos de gas apenas reducen el espacio interior.

Según las mediciones NEDC, el Audi A4 Avant g-tron consume menos de cuatro kilogramos de CNG (gas natural comprimido) cada 100 kilómetros, lo que se traduce en unos costes de combustible para el cliente de menos de cuatro euros (precios de octubre 2015). Las emisiones de CO2 son inferiores a los 100 g/km. La capacidad del depósito es de 19 kilogramos de gas, suficientes para disponer de una autonomía superior a 500 km. Cuando el contenido de gas en el depósito cae por debajo de 0,6 kilos —cantidad análoga a una presión residual de 10 bar— la unidad de control cambia al funcionamiento en modo gasolina. El A4 Avant g-tron puede entonces cubrir una distancia adicional de 450 kilómetros en este modo. La autonomía potencial total es comparable a la de un coche dotado con un motor TDI.

Las bocas de llenado de los depósitos de gas y de gasolina están situadas una junto a la otra en idéntico emplazamiento bajo una misma tapa. Después de repostar y siempre que la temperatura no sea muy fría, el motor inicia su arranque en modo gasolina, cambiando después, tan rápido como sea posible, a funcionar con gas natural. Dos indicadores en el cuadro de mandos mantienen al conductor al corriente de los niveles de llenado de ambos depósitos. El sistema de información al conductor muestra el consumo de combustible en el modo de funcionamiento activo.

Audi instala los cuatro depósitos cilíndricos de CNG como un único módulo compacto en la parte trasera del A4 Avant. Cada uno de ellos ha sido específicamente dimensionado y adaptado al espacio disponible. Están protegidos por un recubrimiento de chapa de acero y unas correas tensoras sostienen los cilindros y los protegen contra posibles daños. El módulo completo del depósito CNG, que también incluye el depósito de gasolina de 25 litros, se fija a la carrocería durante la producción del A4 Avant. La rueda de recambio habitual se ha eliminado, y la batería varía su emplazamiento desde el compartimento de equipajes al vano motor. El piso del maletero cuenta incluso con su borde en la zona de carga, lo que permite ofrecer un espacio para el equipaje completamente funcional.

Los depósitos de CNG, con una presión de funcionamiento de 200 bares a 15 ºC, siguen el principio de construcción ultraligera de Audi. Su peso es un 56 % inferior al de unos depósitos comparables realizados en acero. Su capa interna es una matriz de poliamida estanca a los gases. La segunda capa, un compuesto formado por polímeros reforzados con fibra de carbono (CFRP) y polímeros reforzados con fibra de vidrio (GFPR), proporciona la máxima resistencia. La tercera capa está realizada en GFPR y sirve principalmente de ayuda para una primera inspección visual en caso necesario, al volverse de un color blanco lechoso en caso de daño. Antes de ser instalado en el coche, cada depósito es probado a 300 bar durante la fase de producción, por lo que la presión máxima que soportan es aún más alta y supera con creces los requerimientos legales.

Obtener gas a partir de agua y CO2

Audi A4 Avant G-tron de Gas Natural7
El gas natural puede obtenerse como alternativa al petróleo.

Su combustible (llamado e-gas por Audi) es metano sintético que se obtiene a partir de agua y CO2 con la ayuda de electricidad sostenible en plantas “power-to-gas”. Audi puso en marcha la primera planta del mundo de este tipo para la producción de Audi e-gas a escala industrial en Werlte, pero ahora también produce e-gas en otras instalaciones. Con la tecnología “power-to-gas”, la marca de los cuatro aros hace que sea posible almacenar excesos de energía renovable, una valiosa contribución a la transición energética. La compañía y sus socios están impulsando intensamente el desarrollo de varios combustibles sintéticos conocidos como Audi e-fuels, incluso mediante nuevos procesos biológicos de producción.

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...