*

Mazda6 2.2 DE Luxury + Pack Premium, la prueba37

Mazda6 2.2 DE Luxury + Pack Premium, la prueba

8 agosto, 2014, modificada el 19 agosto, 2014 por

El Mazda6 es uno de esos coches que siempre apetece probar. Sus líneas están llenas de detalles que alegran la vista y su interior resulta cómodo y acogedor. Si además eliges la versión 2.2 diésel, te encuentras con el viajero perfecto por sus bajos consumos. Así es el día a día con el Mazda6 2.2 DE Luxury.

Nuestra valoración: 8,3 Sobresaliente

9

8

8

8

8

9

Destacable

  • Economía de uso.
  • Diseño.
  • Silencio de marcha.

Mejorable

  • Boca de carga del maletero.
  • Llantas de 19 pulgadas.
  • Refrigeración de los frenos.

Hace casi exactamente un año que tuve ocasión de participar en el ALD Ecomotion Tour con un Mazda6 diésel y me resultó bastante fácil acercarme a la impresionante cifra de consumo que homologa este modelo. En el caso del Mazda6 2.2 DE Luxury + pack Premium de la prueba de hoy, también me ha parecido que sus consumos son muy buenos, pero el peso añadido por el mayor equipamiento y, sobre todo, las enormes llantas de 19 pulgadas suponen un litro más cada 100 km.

Como siempre que me he puesto a los mandos de un Mazda6, éste me ha parecido un coche excelente para viajar cómodamente gracias a sus buenos asientos, una suspensión confortable y un silencio monacal en el habitáculo. Si a esto añadimos que podemos hacer más de 1.000 km sin repostar con enorme facilidad (el depósito es de unos 60 litros), tenemos el rutero perfecto.

Está claro que puede medirse con los intocables alemanes sin el menor complejo. Está a su nivel en apartados como fiabilidad, calidad de materiales, ajustes… y en cuanto a imagen de representación y diseño – aunque es un asunto muy subjetivo – no cabe duda de que el Mazda6 es un coche que entra por los ojos.

En cuanto a puntos a mejorar, personalmente creo que los frenos van algo justos, no por capacidad de retención, sino por aguante a la temperatura, si bien es cierto que las enormes llantas de 19 pulgadas con un momento cinético elevado (tienen mucha inercia a seguir girando o a estar en reposo, cuesta frenarlas y acelerarlas)  no ayudan demasiado en este apartado y son en parte las culpables de que no rindan lo suficiente.

Otro punto en contra es su tamaño, que supone un hándicap a la hora de movernos por la ciudad (donde nos será difícil encontrar un hueco para sus casi 5 m de longitud) y en los parkings públicos, con las estrecheces que todos conocemos, será difícil bajarnos del coche sin golpear con las puertas al de al lado o a la columna.

prueba Mazda 6 2.2 diésel manual 150 CV 2013, Caión, Rubén Fidalgo37
Las formas sinuosas del Mazda6 quedan bien con el color rojo rubí.

Es de agradecer que los diseñadores nos sorprendan con creaciones como el Mazda6, con unas líneas agradables y elegantes. Ya no sorprende tanto como cuando se lanzó al mercado hace casi dos años, pero sigue siendo un coche que la gente se gire al pasar para verlo bien, sobre todo en el precioso color rojo metalizado, que remarca cada “músculo” del cuerpo de este Mazda.

La unidad de pruebas equipa las llantas opcionales de 19 pulgadas que estéticamente hacen falta para llenar los enormes pasos de rueda. El Mazda6 ha crecido generación tras generación hasta rozar los 5 m de longitud, por lo que su tamaño “pide” unas llantas grandes para verlo realmente atractivo. Preciosas, sí, pero sólo en eso son mejores que las de menores dimensiones, aumentando el consumo, reduciendo las prestaciones y empeorando el comportamiento dinámico como iremos viendo en cada apartado.

La ventaja de su longitud está en que es más fácil lograr una buena aerodinámica que con un coche corto, por lo que las formas del Mazda6, además de preciosas, son eficientes de cara a los consumos en cuanto superamos los 100 km/h de crucero.

Como único punto negativo de su atractivo diseño Kodo está el acceso al maletero, con una tapa algo pequeña que hace incómodo coger los bultos del fondo de su enorme cofre y no permite meter bultos que sí cabrían dentro.

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

5 Comentarios

Celso 8 agosto, 2014

¡Tremendas las fotos de la galería!

Pablo 9 agosto, 2014

Hola Rubén, en cuánto a la prueba, por un lado, el vídeo parece ir dando pasitos hacia una mejor realización (aunque cuándo corta, hay veces que parece quedarse algo atrás (no sé si me explico)), y por suerte lo que más me gusta es que la parte “informativa´´ sigue intacta (de los mejores vídeos en este aspecto que veo). Por otro lado, ésta prueba me ha recordado al citroen C5, un modelo que creo que no han analizado y me parece muy interesante, porque aparte de que supuso un gran salto para Citroën, cuenta con un sistema y esquema de suspensiones bastante “exótico´´(en el buen sentido) y en vías de extinción.¿Sería posible una pruebita 🙂 ?….

Rubén Fidalgo 9 agosto, 2014

Hola Pablo, muchas gracias por tus críticas, porque son constructiva y me ayudan a mejorar día a día. Tomo nota de los apuntes que me das. Respecto al C5, tuve ocasión de probar una unidad hace ya cosa de 3 años para otro trabajo, el coche me gustó tanto que se lo acabó comprando un primo mío. Jamás en mi vida he viajado con más confort que con aquel C5 Tourer (suspensión hidroneumática, no la del 508), y en cuanto a la estabilidad, el sistema hidractiva es definitivo. Sin duda me parece una de las mejores berlinas que existen en el mercado. Cuando digo que nunca he viajado más cómodo es nunca, ni siquiera en Panamera, Jaguar ni cosas similares. No estaría mal hacer una prueba con vídeo para Autocasion.com de un hidroneumático. Tomo buena nota. Muchas gracias de nuevo y un saludo.

Pablo 9 agosto, 2014

…Pasando al coche, en general es muy bonito aunque observo en las fotos que la parte superior del maletero no dispone de un triste revestimiento en moqueta, algo que, si no recuerdo mal, he visto siempre en las berlinas de tres cuerpos, y no entiendo el motivo. Al final me ha salido uno de esos famosos “ladrillos´´. Una última cosa, los neumáticos que monta el Yeti (225/50R17), ¿no son excesivos para éste coche?, en alguna parte me pareció ver que se podía montar una 205/50R17, aunque no estoy seguro, ¿no es una medida más adecuada?. Gracias y disculpa el “tocho´´.

Rubén Fidalgo 9 agosto, 2014

Efectivamente el cielo del maletero del Mazda6 no va tapizado, pero no es el único coche de 3 volúmenes con ese defecto. Hay más moedelos, Mercedes y BMW han empezado a “vestirlos” hace poco, sin ir más lejos. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La ventaja es que no se añade peso ni se roba espacio. El inconveniente es que se condensa humedad cuando hace frío fuera y que se aísla peor el ruido. Sobre la medida 225/50-17 para un yeti me parece una animalada, pero normal en los años que corren. Para hacerte una idea, mi Subaru SVX monta unas 225/50-16, una medida que en 1991 (cuando salió el modelo) era de las más grandes que había. Hoy en día las 225/45-17 son una medida muy común en diésel de 140 CV, y es casi la medida de los neumáticos delanteros de un F40. ¿excesivos? Sin duda…. pero es una moda de los diseñadores de los coches… los de marketing, no los ingenieros.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...