*

Mazda CX-5 2.5 SKYACTIV-G 192 CV: lo probamos32

Mazda CX-5 2.5 SKYACTIV-G 192 CV: lo probamos

25 mayo, 2015, modificada el 27 mayo, 2015 por

Probamos el Mazda CX-5 2.5 SKYACTIV-G de 192 CV con el acabado Luxury, un SUV equipado hasta los dientes que pretende hacer frente a rivales de mayor calado.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

8

7

7

7

9

7

Destacable

  • Equipamiento.
  • Relación calidad-precio.
  • Calidad percibida.

Mejorable

  • Asistente de cambio de carril muy intrusivo.
  • Llantas de 19 pulgadas, excesivas.
  • Esta versión se venderá poco.

Estamos hablando de un precio de 38.735 euros para un Mazda. A priori puede parecer caro, pero, si tenemos en cuenta los acabados y el equipamiento de este CX-5, debemos concluir que su coste está muy equilibrado. Sobre todo si consideramos los precios de la competencia.

Esta versión del Mazda CX-5 está a la altura de cualquiera de los SUVs con los que pelea en el mercado, sea cual sea la marca. Solamente le pondría un ‘pero’, y es el motor. Como leerás en la prueba, no es malo ni mucho menos, pero pienso firmemente que este mismo coche con un motor diésel es más lógico. El gasolina de 192 CV atmosférico que incorpora tiene un gasto algo elevado, lo que es normal teniendo en cuenta sus características y el peso que tiene que mover -especialmente cuando llevas a toda la familia a bordo-.

Por lo demás, debo reconocer que ha sido uno de esos vehículos que te ofrecen bastante más de lo que esperas cuando vas a recogerlo, y eso hay que valorarlo. Un gran trabajo el que ha hecho Mazda con este CX-5 2.5 SKYACTIV-G con el acabado Luxury. Sin embargo, no creo que veas muchos por la calle. Hay que tener en cuenta que un 83% de los clientes adquieren las versiones diésel del CX-5, un 78% apuestan por las versiones con tracción delantera, y un 74% se decantan por las que cuentan con cambio manual.

El diseño de las ópticas traseras del Mazda CX-5 es bastante afilado.32
El diseño de las ópticas traseras del Mazda CX-5 es bastante afilado.

El Mazda CX-5 aparenta tener un diseño exterior más sobrio de lo que realmente es. No estamos ante un SUV que impresione con solo ponerse delante de ti, pero, si te centras en los detalles, verás que estamos ante un vehículo muy trabajado.

Dispone de una imagen 100% Mazda, ya que adopta el lenguaje de diseño que han incorporado los últimos modelos de la firma nipona que hemos conocido. El conjunto formado por la parrilla delantera y las ópticas aportan un toque más elegante y agresivo gracias a los detalles cromados que aderezan el conjunto. También influyen en esto los antinieblas y los paragolpes, ambos rediseñados para la ocasión.

La zaga del Mazda CX-5 varía menos respecto a su predecesor, si bien las ópticas, ahora con tecnología LED, le dan un toque más moderno a esta zona del coche. Además, la deportividad que destila la unidad de pruebas del CX-5 que nos han dejado se beneficia de la presencia de las llantas de 19 pulgadas, que cuentan con un diseño de lo más atractivo. No son, eso sí, las más adecuadas para hacer uso de las capacidades ‘off-road’ del SUV japonés. Cualquier ‘chinazo’ a la hora da afrontar un camino de tierra se traduce en un daño demasiado visible en la llanta.

Autor: Autocasión

4 Comentarios

Ismael 28 mayo, 2015

Muchas gracias por el artículo, buena información.
Aunque hay un par de cosas que no acabo de entender: ¿por qué se valora como negativo que “esta versión se venderá poco”?.
Tampoco logro ver por que dice que “este mismo coche con un motor diésel es más lógico”. Dependerá del uso que le des, los kilómetros que hagas, los gustos del conductor… digo yo ¿En que coches es más lógico un gasolina?
Por lo demás, buen artículo

Paco 11 junio, 2015

Apuesto a que el diesel con cambio automático de este modelo gasta 7.5 a los 100km con lo cual si le sumas el gasto de liquido del FAP no veo mucho ahorro en el diesel…aparte del mantenimiento del diesel (aceite especial para fap, turbo, regeneraciones fap….)

Blaya 19 noviembre, 2015

Datos.¿ Que consumo sacaría este modelo en concreto a 120 en carretera, autopista?
¿Que tal anda de de estabilidad en carretera de montaña?
¿Se han solucionado los problemas de vibración de capó y espejos retrovisores que tantos problemas esta dando en los Cx5?
Paco, los diésel de mazda no llevan adicciones. Solo Dpf.
El problema es que están dando infinidad de problemas de tirones de motor, no hay más que entrar en foros del modelo. Una lastima.
A mi me llama la atención este modelo, pero me parece grave la falta de ventilación en las plazas traseras…

Rubén Fidalgo 22 noviembre, 2015

Hola Blaya, el CX-5 va bastante bien de estabilidad, lógicamente, al ser un SUV va claramente peor que una berlina, pero eso es algo inherente a este tipo de coches, dentro de su categoría es muy bueno. En cuanto a lo de los retrovisores y el capó delantero, tras el lavado de cara llevado a cabo este año se han eliminado esas vibraciones. Los retrovisores son más pequeños y en el capó delantero se han añadido unas nervaduras que le dan más rigidez. También se han reprogramado las gestiones de los motores para reducir los tirones y los problemas del filtro antipartículas, los MY 2015 van francamente bien. Un saludo y gracias por tu consulta.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...