*

Honda Civic 1.6 iDTEC 120 CV: la prueba41

Honda Civic 1.6 iDTEC 120 CV: la prueba

18 Agosto, 2014, modificada el 20 Agosto, 2014 por

El Honda Civic 1.6 iDTEC de 120 CV es un compacto que convence por sus soluciones prácticas, como sus magic seat o la instrumentación. Su confort de marcha y bajos consumos también son destacables, pero milita en el segmento más competitivo del mercado. Así se defiende este Honda.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

7

6

7

7

7

8

Destacable

  • Soluciones prácticas.
  • Estética diferenciada.
  • Imagen de marca.

Mejorable

  • Sonoridad interior.
  • Iluminación sin xenón.
  • Luneta trasera.

Hay que ver lo que ha crecido y lo que ha cambiado el Honda Civic a lo largo de los últimos 40 años (la primera generación se presentó en 1973 y ya vamos por la novena…). Ha pasado de ser prácticamente un micro coche a un compacto que destaca por su amplitud interior y un diseño muy característico.

La última versión, desvelada en 2012, sigue las líneas maestras de la anterior, con unos trazos en cuña muy marcados y una trasera peculiar en la que la luneta partida es su rasgo más característico. Para mi gusto resulta un poco recargado, pero reconozco que es diferente a sus competidores y que huye de lo tradicional.

El interior resulta amplio y confortable, con una instrumentación envolvente y de diseño futurista que además es muy legible y completa.

El Civic está repleto de soluciones prácticas como los magic seats, que permiten abatir contra el respaldo la banqueta trasera y dejar así un hueco desde el suelo hasta el techo, ideal para llevar bultos altos como una planta o una pantalla de televisión.

El motor 1.6 iDTEC de 120 CV tiene unos consumos muy buenos, aunque su respuesta en baja es algo remolona; resulta fácil calarlo en los semáforos si llevamos el aire acondicionado puesto y somos de esos a los que no nos gusta “picar embrague” en las salidas.

Frente a sus rivales, este Honda ofrece un interior amplio y práctico, una imagen diferenciada y unos buenos consumos. Sin duda es un buen coche y su relación precio/producto es interesante, sobre todo tras la puesta al día del Honda Civic llevada a cabo hace unos meses, en la que se ha mejorado la dotación de serie del modelo.

41

Las formas del Civic poco a poco van resultando menos chocantes, aunque siguen siendo originales. La novena generación repite los trazos iniciados por el modelo anterior, aunque algo más exagerados, especialmente en la vista trasera, con unos grupos ópticos más grandes y que sobresalen del cuerpo del coche.

Personalmente, me gusta más la vista frontal que la posterior, en la que la luneta partida no termina de convencerme; me parece peor solucionada que en el primer coche que la incorporó, el Lancia Gamma de 1976. En éste se disimulaba la mitad inferior bajo unas láminas de aluminio que permitían ver de dentro hacia atrás, pero no desde fuera hacia el interior.

Las llantas de 17 pulgadas del acabado Sport son llamativas y muy fáciles de limpiar, aunque, como veremos más adelante, penalizan bastante las prestaciones al contar con demasiada goma (225 mm de ancho) para los 120 CV disponibles.

Los pasos de rueda enmarcados en plástico negro dan un aire robusto al lateral del Civic, más aún con el contraste que hace si el modelo es de color rojo, como en la unidad de pruebas. Además de resultar atractivos estéticamente, son prácticos para proteger de posibles roces, al ser elementos que sobresalen del resto de la carrocería.

Las puertas son amplias y abren en un ángulo de casi 90º, lo que permite un buen acceso al interior, especialmente a las plazas traseras.

Lo que me ha gustado de este diseño es que en Honda han conseguido que convivan líneas futuristas con soluciones prácticas (salvo el tema de la visibilidad de la luneta), propiedades que no siempre son fáciles de conciliar.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

4 Comentarios

Pablo 18 Agosto, 2014

Hola Rubén, por un lado quiero felicitarte por seguir redactando incluso cuándo parece que otros muchos de han ido de vacaciones, y también porque la mejora en la edición del vídeo parece que se “consolida´´, aunque nada es perfecto y en algunas partes deja de oírse por momentos o la música está un pelín alta; y también echo de menos algún minuto en la pista (aunque entiendo que no siempre es posible). En cuánto al coche, creo que combina uno de los exteriores más feos del segmento, con uno de los puestos de conducción más bonitos. Coincido en que la pantalla dónde aparece la imagen de la cámara trasera está mal resuelta porque (supongo) que es similar a la que equipan otros japoneses, pequeña y alejada, en lugar de situar una gran pantalla en el salpicadero (aunque no equipe navegador) y proyectarla allí. Un saludo

Rubén Fidalgo 18 Agosto, 2014

Hola Pablo, antes de nada agradecerte tus críticas porque son constructivas, ya que me das pistas de como mejorar. En lo que no estoy tan de acuerdo es en que me felicites por no tener vacaciones (de buen rollo 😉 jajajajaja) de buena gana me iba una semana con Curro al Caribe. Lo dicho, gracias por ayudar a mejorar y por seguirnos. Un saludo.

Pablo 20 Agosto, 2014

Hola Rubén, más que felicitarte quería darte las gracias, pero desde el caribe también se puede escribir 😀 . Lo dicho, gracias.

Rubén Fidalgo 21 Agosto, 2014

Desde el Caribe se puede escribir, sin duda, aunque me gustaría más hacerlo desde el balcón de una casita en O Barqueiro mientras veo entrar los pequeños barcos pesqueros al puerto… habrá que seguir intentándolo con el Euromillones…
Un saludo 😉

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com