*

Continental toma la delantera en conducción autónoma2

Continental toma la delantera en conducción autónoma

18 Septiembre, 2015 por

La conducción autónoma está ya a punto de llegar a los concesionarios gracias a compañías como Continental, que afirma estar preparada para la producción en serie de sus dispositivos de “piloto automático para coches”.

Continental toma la delantera en conducción autónoma2

Cero accidentes de tráfico en 2020, ése es el objetivo y el plazo marcado por fabricantes como Volvo para acabar con las muertes en accidentes de tráfico. Uno de los pilares fundamentales para lograrlo es la implantación de los dispositivos de conducción autónoma y Continental afirma que ya está preparada para su comercialización, pero necesita que se establezca el marco apropiado para ello.

Como ya os anticipamos en este reportaje sobre los impedimentos para la conducción autónoma, la tecnología para lograr que los coches conduzcan solos existe desde hace tiempo. Son más los problemas legales y externos al propio automóvil que los técnicos. Para lograr la implantación real de este tipo de dispositivos, son necesarios una serie de cambios, tanto en las leyes (para que permitan que el conductor ceda el control al coche, que se puedan emplear cámaras en vez de retrovisores, establecer a quién sancionar, etc.) como en factores como el voltaje de los sistemas eléctricos de los vehículos etc.

Para Continental, éstos son las principales medidas a tomar para la implantación definitiva del piloto automático en los coches:

  • Facilidad de interacción con el conductor: gracias a los modernos sistemas electrónicos y dispositivos como las pantallas táctiles, debe facilitarse al máximo la manera en la que el conductor sepa cuándo puede o no ceder el control a la máquina y cómo hacerlo, así como el volver a asumir el control del vehículo cuando fuese necesario de forma rápida y sencilla.
  • Compromiso político: para poder realizar los ensayos oportunos en tráfico real y dar el salto definitivo es necesario que las autoridades faciliten el trabajo a los desarrolladores. Dar los permisos oportunos y cooperar para establecer y delimitar zonas en las que poder probar los prototipos en las calles y carreteras es una responsabilidad de los políticos y cuerpos de seguridad.
  • Tecnología de los sensores: no basta con que las cámaras de vídeo, los radares, los sensores de ultrasonidos, etc sean capaces de ver y percibir todo lo que sucede alrededor del coche de manera más eficaz que los ojos o el oído humanos. Además de captar la información, deben transmitirla, compartirla y, sobre todo, interpretarla. Continental ha puesto en marcha un proyecto de investigación con la Universidad Técnica de Darmstadt llamado PRORETA 4, que explora los sistemas de autoaprendizaje y la inteligencia artificial.
  • Conectividad: la interacción del vehículo con todo lo que le rodea debe ser máxima. No sólo se trata de compartir la información con otros coches, también con las señales de tráfico, por ejemplo. Para poder recibir, enviar y compartir datos como el estado de la calzada, la densidad del tráfico, si el coche de al lado tiene intención de girar en un cruce, etc., es necesario que los vehículos tengan la capacidad de recibir y transmitir esa información de forma rápida y eficaz.
  • Psicología: se conoce como síndrome de la pantalla azul. Tenemos una tendencia innata a desconfiar de las máquinas. Preferimos ver a una persona en la cabina de mando del metro que ver que ésta está vacía y telemandada. Vencer esa resistencia social es básica para lograr la implementación del coche autopilotado. Para ello, es vital transmitir y hacer ver que los sistemas de conducción autónoma son más seguros y cometen menos errores que los humanos.
  • Fiabilidad: no sólo los componentes como las cámaras de vídeo, el cableado o las unidades de control deben ser fiables, resistentes y duraderas, también los programas, los sistemas de transmisión de datos, la lógica de funcionamiento, etc. deben estar diseñados a prueba de fallos. Sólo así se puede garantizar que el dispositivo no se quedará colgado.

El coche autopilotado no sólo permitirá reducir los accidentes y aumentar el confort del conductor, que podrá relajarse en el viaje. Además de estas ventajas, los dispositivos de conducción autónoma son una nueva herramienta para reducir el consumo y las emisiones contaminantes. Además de ser más eficientes en lo que concierne a la conducción, también podrán optimizar los itinerarios o adecuarse con mucha anticipación a las condiciones del tráfico gracias a su interconexión con el resto de vehículos.

Debido a la enorme expectación e interés mostrado por todas las marcas en el campo de la conducción autónoma, la tecnología implicada en ella está experimentando un auge excepcional en el sector del automóvil. El desarrollo de sistemas de visión artificial, sensores, unidades de control, etc está creciendo de tal manera que Bosch espera facturar en 2016 mil millones de euros en este concepto, todo un récord.

Por supuesto, ni Bosch ni Continental son las únicas compañías envueltas en esta batalla tecnológica. Tomtom y Mahindra, por ejemplo, han presentado en el Salón de Frankfurt 2015 el TomTom Bridge con sistema de reconocimiento de peatones. El dispositivo integra una cámara que le permite alertar al conductor de la presencia de peatones al circular por zonas urbanas, aumentando la seguridad vial de forma evidente.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com