Rodamos durante más de 1.000 kilómetros con el Skoda Superb 4x4

Probamos el Skoda Superb… lativo

17 Sep 2012   |  Por

Será que me estoy haciendo mayor, pero los coches grandes, aún sin necesitarlos por “razones familiares”, me gustan cada vez más. Y si están llenos de sorpresas que te hacen los viajes mucho más sencillos (como es el caso del Skoda Superb 4×4), mejor que mejor, ¿no?

¿Te ha gustado?

8 comentarios
5.0
5/5 Votar (1)

¿Cómo le sienta la tracción total al Skoda Superb?

Busco un paraguas. No es para la lluvia, ni mucho menos, pero el sol está cayendo a plomo y me proporcionará sombra hasta que encuentre un sitio en el que “guarecerme”… Y el Skoda Superb me lo ofrece en un hueco pensado específicamente para este fin (que incluso “desagua” y seca el paraguas tras un chaparrón mediante un drenaje oculto), situado en la puerta trasera izquierda. Si luce el sol, como es el caso, no hay problema, pero, si estuviera lloviendo, esta solución me evitaría tener que empaparme hasta encontrarlo en el maletero.

Ah, el maletero del Superb… Otra de sus grandes virtudes, con un ingenioso portón que puede abrirse de dos formas: como en una berlina “al uso” (es decir, la luneta trasera “se queda en su sitio”) o entero, lo que amplía la boca de carga para transportar el armario más grande que encuentres en Ikea. Con una capacidad de 565 litros, ampliables hasta los 1.670 si se abaten los asientos, cuentas con espacio para lo que quieras.

Skoda Superb, maletero

... y así, si tienes que acomodar bultos muy grandes.

Ya tienes ante ti los dos rasgos que curioseamos con avidez en cuanto el primer Skoda Superb cayó en nuestras manos: el hueco para el paraguas y el portón con dos formas de apertura. En su siguiente generación, poco ha cambiado en este aspecto (el maletero ha aumentado su capacidad en casi 20 litros, eso sí), pero el modelo checo tiene mucho más que ofrecer a sus pasajeros.

Espacio para todo (y para todos) en el Skoda Superb

Como te comentaba en la entradilla, cada vez me encuentro más a gusto en un coche grande. No tengo familia que trasladar y, por tanto, un vehículo de casi cinco metros como el Skoda Superb no entra en mis planes, pero un viaje largo ha bastado para quitarme el sombrero ante sus virtudes, que no son pocas.

Empezando por el aspecto práctico -y el más evidente-, puede albergar a cuatro personas con todo su equipaje y todavía sobrará espacio para la nevera portátil, alguna compra imprevista… o un “invitado” de última hora. Todo esto, sin tener que jugar al “Tetris” con las maletas: levantas el portón entero para que la carga sea más cómoda (la tercera luz de freno parpadeará, indicándote que el mecanismo se ha activado correctamente), colocas las cosas y empiezas la marcha.

Múltiples reglajes nos ayudarán a encontrar la postura de conducción correcta; tenemos a nuestra disposición unos asientos comodísimos, en los que no se acusa el paso de los kilómetros, y un “puesto de mando” en el que todo está a mano: los botones de la radio, de la climatización, el navegador… Manejo sencillo e intuitivo para todos los sistemas, un tacto correcto de los pulsadores y materiales de calidad más que razonable conforman un habitáculo en el que nuestros pasajeros estarán a sus anchas… y “a sus largas”, ya que hay suficiente amplitud para las piernas incluso en las plazas traseras. Así, el confort se “democratiza”, aunque la contrapartida es que, de repente, encontrarás un extraño silencio… Mis “compañeros” se han dormido, dejándome saborear cada kilómetro al volante de este Skoda Superb 4×4.

Un Skoda Superb con tracción total

Skoda Superb, detalle

La tracción total aporta un "extra" de aplomo a la actuación del Superb.

Es otra de las sorpresas de este Skoda Superb, más allá de paraguas y portones versátiles. Esta versión 2.0 TDI de 170 CV se ofrece con tracción total mediante embrague Haldex: normalmente, envía el 100% de la fuerza al eje delantero, pero, si las condiciones lo hacen necesario, el par motor máximo irá a las ruedas traseras. Además de resultar muy útil en invierno, añade un plus de seguridad en las curvas y sobre alguna que otra pista de tierra. Aquí no debes “emocionarte”, ya que la altura al suelo del Superb no lo hace apto para muchas excursiones off-road, pero no es ése su cometido. Sólo hay que echar un vistazo a sus líneas, elegantes y señoriales, para darte cuenta de que este coche lo que quiere es devorar kilómetros en autopista. Aunque saber que tienes cuatro ruedas motrices no está nada mal, gracias al aplomo que proporcionan.

Llegado este punto, muchos os preguntaréis por el peso extra del sistema 4×4 y cómo influye en el consumo. Según las cifras oficiales de la marca, el gasto de carburante no se ve afectado, aunque el resultado real (unos 7 l/100 km) es algo más alto del anunciado. En cualquier caso, se trata de un dígito perfectamente razonable, teniendo en cuenta que hablamos de un motor de 170 CV. ¡Y qué motor!

Aunque la mecánica diésel common-rail de 140 CV del grupo Volkswagen está entre las más demandadas para las berlinas, merece la pena gastar un poco más y obtener 30 CV extra. Con ellos, la respuesta al acelerador es mucho más viva (y, cuando hablamos de un coche que pesa más de 1,5 toneladas, interesa bastante) y este Skoda Superb se mueve con mayor agilidad. Cierto, para transitar por amplias autopistas quizá no necesitas este “nervio”, pero ocurre lo mismo que con la tracción total: saber que te va a echar una mano cuando entres en un puerto de montaña o tengas que realizar un adelantamiento en una carretera secundaria siempre está bien.

Cambio DSG: más barato

¿Cambio automático o transmisión manual?

Aunque existe la posibilidad de asociar este Skoda Superb a un cambio DSG, hemos probado la versión manual, con seis marchas. El tacto es correcto, las relaciones están bien escalonadas y la palanca se guía con precisión y suavidad. Si no te gusta que “decidan por ti”, ésta será tu opción, aunque debes saber que esta transmisión sube más el precio final que la automática. En contrapartida, el consumo de combustible con el DSG es algo mayor.

Como buen coche para viajar, las suspensiones están pensadas para el confort de los pasajeros, si bien eso no significa que permitan bamboleos en la carrocería: la sujetan con firmeza y suavidad para que nada perturbe la paz de los ocupantes hasta que lleguen a su destino. Una vez allí, nos da la bienvenida un sol de justicia. Así que busco un paraguas…

¿Será el Skoda Superb 4×4 tu próximo coche?

Piensa en los rivales del Skoda Superb, como el Ford Mondeo, Renault Laguna, Peugeot 607… E incluso el Hyundai i40, una verdadera sorpresa con un precio muy competitivo, aunque no ofrece la misma potencia. Todos ellos tienen un importe parecido y ofrecen prestaciones similares, por lo que serán los pequeños detalles -por nimios que puedan parecer, como el del paraguas, casi anecdótico llegado el caso- los que podrán inclinar la balanza de un lado o del otro. Si el precio te parece alto (36.040 euros), siempre puedes prescindir de la tracción total, del cambio manual -ya poco habitual en este tipo de berlinas- o de parte de su completísimo equipamiento (echa un vistazo a la ficha técnica)… O puedes “dejarte tentar” por alguno de sus “hermanos”, como el Volkswagen Passat. Pero te aseguro una cosa: si pruebas este Skoda, ya no querrás bajarte de él. Y tus pasajeros, tampoco.

Prueba del Skoda Superb Combi: ¿por qué nos metimos en el maletero?


¿Te ha gustado?

8 comentarios
5.0
5/5 Votar (1)

Tu opinión cuenta

Haz un comentario
8 comentarios
¡Gracias por votar (5/5)!
(1 votos)
Noemí Alonso 17 sep 2012·11:15

Si tienes familia y quieres que viaje cómoda, el Skoda Superb es una muy buena opción…

jose 17 sep 2012·12:42

Un gran coche, sí señor

Rubén Fidalgo 17 sep 2012·15:43

Me gusta todo menos las ópticas traseras, me recuerdan al primer megane Classic. La versión Station Wagon es sublime. ¿porqué Seat no ha conseguido en 30 años lo que Skoda ha logrado en 10?

Xema 18 sep 2012·09:50

Yo le doy un 10. No existe el coche perfecto, pero este cumple todas las espectativas que uno pueda esperar con un precio muy ajustado si lo comparamos con cualquier coche con estas prestaciones y este espacio. Creo que nunca me he subido a un berlina tan cómo interiormente como este. Chapó Skoda, Chapó!

CHEMA 18 sep 2012·09:53

Le doy un 10. No existe el coche perfecto, pero este supera con creces todas las espectativas, con el precio ajustado que tiene no encontramos en el mercado un producto similar en cuanto a motorizaciones, acabados, dimensiones, tracción, etc. Creo que ha sido el vehículo más cómodo donde he viajado nunca. Chapó Skoda, Chapó!

Alvaro Ruiz 18 sep 2012·19:24

Un cochazo. Tengo uno de empresa que va a cumplir 4 años y va de cine: cómodísimo, maletero enorme, plazas traseras brutales, igual (o mejor) construído que su primo de Zumosol el VW Passat. Sólo ha habido que cambiarle la caja de cambios DSG con 100 mil km, pero vista la escasa longevidad de las cajas de doble embrague es lo que hay en cualquier marca. Estoy tan satisfecho que voy a repetir el mismo pero en familiar, el Superb Combi.

Álvaro Ruiz 18 sep 2012·19:25

Sencillamente no entiendo a la gente que se compra un Passat: el mismo coche, con menos espacio interior, menos equipado y más caro. Eso sí, el Skoda no tiene el logo de VW, tapiceríia de cuero marrón, ni lucecitas LED en los faros. A ver si va a ser eso…

Noemí Alonso 18 sep 2012·20:27

Con el Superb Combi te vas a poder llevar “la casa a cuestas”…

 







© 2000-2014 Autocasion.com - Todos los derechos reservados.