Un pequeño volante destaca en el habitáculo del nuevo Peugeot 208

Nuevo Peugeot 208: lo conducimos

31 Mar 2012   |  Por

La marca del león renueva su “superventas” entre los compactos con un objetivo muy claro: el Peugeot 208 tiene que ser el líder de su segmento. Para ello busca, con formas más curvilíneas y un puesto de conducción muy original, una mayor clientela “joven y femenina”, además de sus seguidores de siempre. Te contamos cómo es estar tras su volante “chiquitín”…

¿Te ha gustado?

0 comentarios
5.0
5/5 Votar (1)

El Peugeot 208 quiere recuperar al público femenino

Ya te hemos dado casi toda la información sobre el nuevo Peugeot 208: mide 3,96 m, siete centímetros menos que su antecesor (el Peugeot 207), y pesa 100 kilos menos; tiene un puesto de conducción poco usual, con un volante más pequeño de lo habitual y un cuadro de mandos en posición elevada; contará con motores de tres cilindros… Pero nos quedaba comentarte algo fundamental: cuánto costará, cuándo estará a la venta y, sobre todo, cómo se conduce. Empezamos.

El Peugeot 208 llegará a los concesionarios el 16 de abril y tendrá un precio de 11.650 euros, hasta los 18.100. Con la oferta de lanzamiento, puedes conseguir un acabado superior por el importe de la versión inmediatamente inferior equivalente. Pongamos que te interesa el 208 1.6 e-HDI FAP 115 CV Allure, el “tope de gama”; costará lo que el Active, la versión intermedia, con la misma motorización.

Así se conduce el Peugeot 208

Peugeot 208, interior

La zona superior del volante resta visibilidad al cuadro de mandos, situado en una posición más elevada de lo habitual.

Llegamos a Lisboa, escenario de la presentación del nuevo Peugeot 208, y está lloviendo a cántaros. Nos advierten que tengamos cuidado, ya que las carreteras (no son precisamente un ejemplo  de asfalto “drenante” y bien cuidado, al menos, en esta zona de Portugal) están “delicadas”. Y nos dan las llaves para abrir la primera versión que probaremos, dotada del motor 1.6 VTi de 120 CV.

Subo al 208 y lo primero que llama mi atención, tal y como habían prometido los responsables de la marca, es su pequeño volante, casi un óvalo horizontal debido a su achatado inferior -que, como en el caso de algunos Audi, es extraño al tacto en las maniobras lentas-. Las manos se adaptan mejor y los movimientos son más cortos y sencillos (de ahí que los “aros” en los coches de competición también tengan un diámetro más reducido); el conjunto sería redondo -nunca mejor dicho- si, además, tuviera un mayor grosor. Quizá en el Peugeot 208 GTI….

Conseguir la postura de conducción adecuada es relativamente sencillo: el volante puede regularse en altura y profundidad, pero… el arco superior oculta parte de la información del cuadro de mandos, en posición elevada. Seguro que los automovilistas más altos no tienen este problema, pero, para comprobar los kilómetros parciales y totales, yo he de mover la cabeza más de lo necesario.

Justo lo contrario pasa si quieres manipular los dispositivos integrados en la gran pantalla central, táctil, que agrupa el sistema de sonido, la navegación, Bluetooth… Apenas se desvía la vista de la carretera para configurarlos y su manejo es sencillo una vez te acostumbras a los menús y sub-menús que aparecen. Además, reduce los botones en la consola central, que quedan limitados, prácticamente, a los del climatizador.

El Peugeot 208 muestra sus garras

Una vez familiarizados con el puesto de conducción (que proporciona una buena visibilidad del asfalto, tanto hacia delante como hacia atrás), nos centramos en la ruta, con una parte de autopista y otra de carretera de montaña “de verdad”: sin marcas de delimitación de los arcenes o el carril central, estrecha, algo rizada y con una niebla que impide ver un paisaje que se adivina espectacular.

Peugeot 208, frontal

La parrilla "flotante", característica en los nuevos diseños de la marca, también aparece en el Peugeot 208.

En las vías más amplias, las cinco marchas de la caja de cambios se acaban muy pronto y obligan a llevar el motor alto de vueltas, lo que introduce un ruido algo excesivo en el habitáculo. Aunque esta transmisión se convierte en tu mejor aliada cuando llegan las curvas. El pomo resulta enorme, hasta excesivo en un primer momento, pero después se adapta a la mano derecha con naturalidad, permitiendo movimientos rápidos y precisos. Las suspensiones, muy bien afinadas, facilitan que el Peugeot 208 se inscriba en las curvas con decisión, sin que su carrocería se balancee en exceso. Aquí, el pequeño volante, tan manejable, es una ventaja definitiva. También lo son los asientos, de corte deportivo y con unos laterales “sobredimensionados” que recogen el cuerpo a la perfección. Lástima que un pilar B (el que separa la luneta delantera de la ventanilla del conductor) amplio y muy inclinado hacia atrás empañe el conjunto, ya que limita la visibilidad en las curvas a izquierdas.

¿Cómo le sienta el diésel al Peugeot 208?

Gratamente impresionados por la actuación dinámica del Peugeot 208 con motor de gasolina, pasamos al e-HDi de 115 CV, el más potente entre los diésel. Aquí, el cambio sí cuenta con seis marchas, lo que contribuye a rebajar el consumo (atención, porque ninguno de los 208 de gasóleo sobrepasa un gasto medio de combustible de 4 l/100 km, según las cifras oficiales). Se nota mayor par en la zona baja y media del cuentavueltas; la conducción es relajada, sencilla: sabemos que bajo el pie derecho hay una reserva de fuerza que responderá cuando lo demandemos.

550.000 ventas

5 motores diésel y 5 de gasolina

Aunque la previsión de ventas mundiales (nada menos que 550.000 unidades en 2013) estima que un 49% de ellas serán para las versiones con el propulsor de gasóleo, en España, posiblemente, éstas concentrarán el grueso de las ventas. Hay cinco mecánicas diésel para elegir, y otras tantas de gasolina.

El Peugeot 208 5 puertas, en vídeo

Motores del Peugeot 208

Diésel

  • 1.4 HDi FAP 68 CV (5 marchas), 98 g/km de CO2.
  • 1.4 e-HDi FAP 68 CV (5 marchas, caja pilotada, Stop&Start), 87 g/km de CO2.
  • 1.6 e-HDI FAP 92 CV (5 marchas, Stop&Start), 98 g/km CO2.
  • 1.6 e-HDI FAP 92 CV (6 marchas, caja pilotada, Stop&Start), 98 g/km CO2.
  • 1.6 e-HDI FAP 115 CV (6 marchas, Stop&Start), 99 g/km CO2.

Gasolina

  • 1.0   VTi 68 CV (5 marchas), 99 g/km de CO2.
  • 1.2 VTi 82 CV (5 marchas), 104 g/km de CO2.
  • 1.4 VTi 95 CV (5 marchas), 129 g/km de CO2.
  • 1.6 VTi 120 CV (5 marchas), 134 g/km de CO2.
  • 1.6 THP 156 CV (6 marchas), 135 g/km de CO2.

Estarás preguntándote por las dos mecánicas de menor cubicaje: la 1.0 y 1.2 de gasolina. Se trata de propulsores de tres cilindros de nueva generación que, al igual que el 1.6 TPH y el 1.4 e-HDi, estarán disponibles este verano.

El nuevo “look” del Peugeot 208

Peugeot 208, trasera

Un paragolpes trasero voluminoso ensancha visualmente el nuevo Peugeot 208.

El Peugeot 208 tiene que competir en el segmento B, en el que los rivales se multiplican a un ritmo de uno por año, más o menos. Además, lleva a sus espaldas la misión de recuperar la cuota de mercado que perdió el 207 y al público femenino, por lo que sus formas son más redondeadas, más suaves (así lo explican desde la firma gala)… Pero hay algo más. Algo latente. Según sus creadores, son ciertos genes que recuerdan al mítico Peugeot 205, todo un icono al que se rinde homenaje con la “lagrima” tras la ventanilla trasera fija de la versión 3 puertas. Clientes nuevos y nostálgicos: todos quedan satisfechos.

Cuando se inició la creación del nuevo 208, la premisa fue “más pequeño por fuera, pero más grande por dentro que el 207″. Tenía que diferenciarse, mostrar una fuerte personalidad y gustar a una gran variedad de clientela mediante el método del “flechazo”, o así lo establecían las bases ideales. Para ello, se han diseñado carrocerías de 3 y 5 puertas (de momento, para las versiones descapotable y familiar seguirán a la venta el Peugeot 207 CC y el 207 SW) más “sinuosas” y cortas, aunque, si nos atenemos a las cifras oficiales, hay cinco centímetros más de espacio para las piernas de aquellos que viajen en las plazas traseras y 15 dm3 más en el maletero.

Así, aumenta su versatilidad y puede gustar a un abanico más amplio de clientes: a los nuevos, atraídos quizá por su “espina dorsal”, que va del capó al portón del maletero, por sus luces diurnas en forma de garra o por su completo equipamiento (además de los controles de estabilidad y tracción, múltiples airbags o el asistente a la frenada de emergencia, el Peugeot 208 ofrecerá a finales de 2012 como opción el asistente de aparcamiento, que mueve el volante de forma automática), y a los que recuerdan con cariño el mítico 205 y sus versiones más radicales –la marca anuncia que creará un 208 “carreras-cliente” para los interesados en participar en rallyes-. Más femenino o no, aquí sí que tocan mi “fibra sensible”…

Ficha técnica Peugeot 208

Potencia: De 68 a 156 CV.

0 a 100: De 7,3 a 17,9 segundos.

Velocidad máxima: De 163 a 215 km/h.

Consumo: De 3,4 a 5,8 l/100 km.

Precio: De 11.650 a 18.100 euros.

¿Te ha gustado?

0 comentarios
5.0
5/5 Votar (1)

Tu opinión cuenta

Haz un comentario
0 comentarios
¡Gracias por votar (5/5)!
(1 votos)

Aún no se ha publicado ningún comentario.
 







Infoempleo.comTrabajo y formación

Pisos.comVenta de pisos

Grada360Noticias de fútbol

TusAnuncios.comClasificados

Mujerhoy.comActualidad y tendencias

Finanzas.comHipotecas y préstamos

© 2000-2014 Autocasion.com - Todos los derechos reservados.